FLORENTINO BOHÓRQUEZ JARQUÍN

TEHUANTEPEC.-

Este día 6 de noviembre, se registra­ron diversos bloqueos carreteros en el Istmo de Tehuantepec por campesi­nos que se dicen afectados por sinies­tro de sequía del año 2017 y que el go­bierno tenía el compromiso de pagar­les y no cumplió.

Un bloqueo que se había anuncia­do porque ellos sabían que el gobierno no pagaría este siniestro, sin embargo a temprana hora se supo que sí llega­rían a pagar, pero al estar reunidos en la casa comunal de Santa Cruz en es­pera del secretario de Desarrollo Agro­pecuario, Pesca y Alimentación (Se­dapa) Carlos Grau López, éste simple­mente no llegó.

Sin embargo Grau López mandó al representante regional a quien los afec­tados lo retuvieron en la casa comunal, para después dar inicio los bloqueos carreteros, en El Caracol, el Puente de Fierro, a la altura del Hotel Calli y más tarde en Morro Mazatán.

Uno de los usuarios del Módulo de Riego número 2, Isidro Torres García, señaló que en estos bloqueos partici­paron varias comunidades de Tehuan­tepec, bienes comunales de Lieza, San­ta Cruz Tagolaba, agencias municipa­les, entre otros, que fueron distribuidos en los diferentes puntos de bloqueos.

Asimismo dijo que estaban nego­ciando en la casa comunal con el fun­cionario retenido, “para que no nos sigan engañando, ya que se había que­dado desde hace un mes que hoy nos iban a pagar, nos traen como chama­quitos, no sabemos que vayan a ne­gociar los dirigentes, nosotros somos usuarios productores y sufrimos los siniestros, gastamos más que los tem­poraleros, el año pasado nos tocó un siniestro que hasta ahorita no nos po­demos recuperar”.

Molesto dijo que es un decreto de las cámaras, ¿qué piensan los funcio­narios, ya se va un régimen y se van a llevar lo de los pobres campesinos, lo cual no es justo, que ojalá la presidenta logre sacar los apoyos a sus comunida­des, a los verdaderos campesinos pro­ductores.

A las 7:50 de la noche quedaron li­bres las carreteras de la región del Ist­mo, informó el delegado regional de Protección Civil en el Istmo, Jesús Gon­zález Pérez.