Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
  • Minuto X Minuto
Deportes: Pumas 'ruge' primero, se impone al América en CU - Viernes, 28 de Noviembre de 2014 14:16
Deportes: Charlyn y ‘Marigol’ le dan el oro centroamericano al Tri... - Viernes, 28 de Noviembre de 2014 14:15
Deportes: Julián Sánchez y Yahel Castillo, oro en sincronizados tres metros - Viernes, 28 de Noviembre de 2014 14:14
Deportes: Filadelfia vence a Dallas y lidera el Este de la... - Viernes, 28 de Noviembre de 2014 14:11
Editorial: Basta, eliminemos la violencia en contra de las mujeres - Viernes, 28 de Noviembre de 2014 14:10
Región: Mal tiempo provoca cierre del puerto a la navegación - Jueves, 27 de Noviembre de 2014 13:30
Región: Prepara Cabildo juchiteco su Ley de Ingresos 2015 - Jueves, 27 de Noviembre de 2014 13:29
Región: Disputan urbanos y foráneos estacionamiento - Jueves, 27 de Noviembre de 2014 13:28
Región: Denuncian agresiones y amenazas a manifestantes en secundaria 151 - Jueves, 27 de Noviembre de 2014 13:27
Región: Se intensifican operativos de alcoholímetro ante temporada decembrina - Jueves, 27 de Noviembre de 2014 13:26
Blue Grey Red

Buscan rescatar la grandeza de las Velas

Tehuantepec.-
Si algo se recuerda de la festividad de la Vela Paloma es la anécdota del accidente ocurrido en 1861 cuando un percance se generó al detonarse una salva de un cañón para anunciar la ejecución del son de La Sandunga.
El parte militar decía que se debió a la impericia de un sujeto que prendió el cañón y resultó con fuertes quemaduras tras haber accedido a la petición de los socios honorables de la Vela a tal ejecución de la salvas, cuando el batallón destacamentado en Tehuantepec se encontraba en activo.
Ése es el recuerdo más memorable que se tiene de la Vela Paloma del barrio Jalisco, considerada una de las más antiguas de Tehuantepec y que hoy pasó a ser una festividad diurna dedicada a la Virgen del Rosario.
Las mayordomías han venido a desplazar a las velas que durante todo el siglo XIX y parte del XX imperaron en esta ciudad como una fiesta de gala para los pudientes de Tehuantepec.
El ejemplo claro de la desaparición de las Velas es lo que se vive en el barrio Jalisco dentro de sus dos festividades dedicadas a la Virgen del Segundo y Tercer Rosario.
La Vela Viaza (Sanja) y la Vela Paloma, fueron las festividades nocturnas más importantes de la ciudad hace más de 80 años, cuando las velas aún estaban en su esplendor y compartían además los bailes durante el día y el acostumbrado convite de flores y el paseo del estandarte.
Pero actualmente ambas festividades llamadas “Velas” se han reducido en mayordomías de festividades populares, desplazándose a esos antiguos bailes nocturnos que se realizaban en todo su esplendor. 
La nueva mayordomía de las festividades de la  Vela Paloma busca rescatar nuevamente la tradición del baile de gala nocturno en el 2013 para recobrar la galanura que se tenía en el siglo XIXI.
Mayrén del Rosario Escobar, mayordoma entrante de la Vela Paloma señaló que reto del próximo año será devolver a esta sociedad del barrio Jalisco el baile de gala nocturno que se perdió con el paso de los años.
La Sociedad de la Vela Paloma y los mayordomos entrantes tendrán el compromiso de rescatar esta tradición que por años dejó se efectuarse en esta ciudad durante el mes de octubre.
Y es que, han sido las mayordomías patronales de los barrios los que en parte lograron desfasar a las Velas que se realizaban en distintos barrios de la ciudad hace decenas de años.
La Viaza,  la Paloma, la Fragua, la Binni, las cuatro Velas de San Jerónimo, incluyendo las últimas como La guacamaya y  Águila y la 29 de agosto de Guichivere fueron las grandes velas de Tehuantepec que tuvieron su esplendor de 1880 a 1909.
Extinción y rescate
Arropada por los vecinos del barrio Jalisco, esta festividad convertida ahora en mayordomía del Tercer Rosario, es el reflejo mismo de la extinción de las Velas en esta ciudad, aquellas que dieron fama y renombre a las mujeres zapotecas por la gallardía de sus trajes y la ornamentación de oro que usaban en su cuerpo.
En el itinerario de las fiestas y tradiciones de esta ciudad, las mayordomías han venido a suplir y tratar de retener el festejo que en antaño se realizaba con las Velas que hoy son prácticamente inexistentes para los tehuanos.
El historiador Mario Mecott Francisco señaló que las velas de Tehuantepec las realizaban las personas pudientes y acaudaladas que principalmente habitaban los barrios del Centro.
“La Velas eran para la gente pudiente,  gente bien. Para empezar el barrio Jalisco fue un barrio de pobladores náhuatl y fue el asiento de los ricachones de Tehuantepec. Jalisco, Laborío, San Sebastián y San Jerónimo tenían grandes y majestuosas Velas”, dijo el historiador tehuano.
La extinción de las Velas y su rescate en esta ciudad es apenas un intento que no ha sabido fortalecerse en parte por la poca participación de la sociedad.
Daniel Peña, articulista de la cultura local, señaló que la pérdida de estas festividades nocturnas ha cambiado también por la forma de convivir de los tehuanos, centrados actualmente en el consumo del alcohol y el bullicio.
Por eso, realizar una Vela es más que un orgullo, una responsabilidad y una inversión que se reconoce socialmente al designarse un mayordomo para este tipo de festividades.
Los mayordomos de la Vela Paloma del 2013 pretenden retomar esta tradición de festejar en todo su esplendor y llevar a cabo el nombre asignado de “Vela” a esta festividad de casi 2 siglos de existencia en el barrio Jalisco.