Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
  • Minuto X Minuto
Región: Eduardo Pedro cumple con el agro ixtepecano - Lunes, 22 de Diciembre de 2014 16:36
Estado: Anuncia el diputado Samuel Gurrión inversión de 7 mdp en... - Lunes, 22 de Diciembre de 2014 16:33
Región: Un gran éxito el Torneo de Pesca de Orilla - Lunes, 22 de Diciembre de 2014 16:33
Región: Asunción Ixtaltepec celebra a la Virgen de la Natividad - Lunes, 22 de Diciembre de 2014 16:29
Región: Entrega e inaugura el Dr. Etelberto Rodríguez Terán dos aulas... - Lunes, 22 de Diciembre de 2014 16:27
Región: Acciones para prevenir accidentes - Lunes, 22 de Diciembre de 2014 14:23
Región: Unidos por el progreso, seguiremos adelante: Enocht Hernández - Lunes, 22 de Diciembre de 2014 13:35
Pais: Reconciliación y paz para 2015: Norberto Rivera - Lunes, 22 de Diciembre de 2014 13:34
Mundo: Condena Obama asesinato de policías en Nueva York - Lunes, 22 de Diciembre de 2014 13:33
Cultura: ¿Cuánto se conoce a Carlos Mérida? - Lunes, 22 de Diciembre de 2014 13:32
Blue Grey Red

Recordando el sacrificio del señor entre los zapotecas

“Hoc facite in meam conmmemorationem”
“Haced esto en memoria mía”
San Marcos Cap.22:19


ZAPOTECA Y CATÓLICA
Las fiestas y celebraciones  de los zapotecas del Istmo de Tehuantepec , al igual muchos   de los grupos étnicos del país,  están íntimamente  ligadas  a un sistema de “ordenación del tiempo” y por consiguiente están relacionadas con los  ciclos  agrícolas,  por lo que la  Semana Santa entre los zapotecas no se limita a una simple explicación  de la muerte y resurrección de Jesucristo, ya que  es visible el  sincretismo religioso existente, en donde convergen y se  amalgaman ritos de la gentilidad zapoteca y mitos de la religión católica.
De acuerdo a Fray  Francisco de Burgoa, cronista  dominico del Siglo XVII, los indígenas zapotecas dan inicio a la Semana Santa   y celebran a la par el inicio del año nuevo solar, porque éste  sucedía  también en marzo, según el calendario antiguo. El año nuevo comenzaba el  12 de marzo aproximadamente y  terminaba  el 7 de marzo del siguiente, a partir del cual había un periodo de cinco días que eran considerados aciagos, funestos. Este lapso de tiempo  era  de guardar, de duelo, de angustia, de mala suerte, un periodo de suspenso, “donde no se sabía si la vida iba a continuar, porque se temía una catástrofe”, según el investigador juchiteco Víctor Vásquez Castillejos.
Con el paso del tiempo muchos  zapotecas siguen  guardando y respetando estrictamente  estos días , claro, bajo el esquema cristiano de días sagrados por el  sufrimiento  y muerte de Cristo, pero inconscientemente reproducen algunos ritos prehispánicos como el pegarle a los árboles frutales para que produzcan o “ramear” y “estirar”  a los niños para que crezcan sanos y fuertes, todo relacionado con el  comienzo de un nuevo ciclo.

VÍA CRUCIS
En  Cheguigo, uno de los barrios más antiguos de Juchitán, se llevará  a cabo este Viernes Santo una de las dos  Vía Crucis ( el camino de la Cruz) que se realiza en la ciudad.
Las mujeres enlutadas y  doce hombres, apóstoles, vestidos sobriamente  seguirán  por dos horas  los pasos de Jesús camino a su muerte. La procesión saldrá  de la capilla de Martes Santo, situado en el corazón de esta  tradicionalista sección de Juchitán y recorrerá  las principales calles.
En 14 estaciones (conformada por cruces  colocadas en 14 esquinas de algunas calles y avenidas) la procesión de mujeres se detendrá  con un Cristo martirizado y cubierto de olorosos guiechachis (flor de mayo) y  entonarán  sentidos rezos,  mientras el incienso  intensifica la santidad del acto. Detrás de Jesucristo  una  segunda  comitiva  de mujeres cargará   a la virgen María, también cubierta de coloridas flores.
Después de llegar a la explana de la capilla, un grupo de jóvenes zapotecas representarán  la crucifixión de Jesús, mientras en el interior de la iglesia  las mujeres lloran  el sacrificio realizado por el Señor.
Después de la santa ceremonia, las mujeres enlutadas se trasladarán  a sus casas y en  estado de duelo  realizarán un ayuno, mientras   sentadas frente  a los altares de  sus casas esperarán  la  hora de la muerte de Jesús. Las zapotecas en duelo cubrirán   todo artefacto como los espejos y televisores en el interior de sus viviendas.
En punto de las cuatro de la tarde nuevamente saldrán  a la calle vestidas de negro con el santo entierro  y llorarán  sentidamente  el sacrificio realizado por el nazareno hace más de dos mil  años.

SÁBADO DE GLORIA
¡Cabani señor!¡Cabani Señor! ¡Cabani Señor! ( El señor está resucitando ) se escucha en las secciones  más  tradicionalista de Juchitán como la  novena, octava, séptima y quinta. Los niños corren, se esconden para no ser  alcanzados por  sus madres y recibir  las “rameadas”  o “cinturonazos” frente al altar en el interior de las casas. Es común que en las primeras horas de la mañana las mujeres adultas de las familias tiren a los niños de sus extremidades  y les den  simbólicos cinchazos frente al altar, pidiendo a los santos que  los infantes crezcan  sanos y se estiren literalmente.
Otras personas le pegan a los árboles frutales que producen poco  o que son estériles y los amenazan con derribarlas si en el siguiente  ciclo  no dan frutos. Así se pasan las primeras horas  de este día los zapotecas  pidiendo “mejoría”  para sus hijos y sus  árboles.
Para Víctor de la Cruz, investigador del CIESAS, estos actos  están  asociados a las culturas agrarias, como la zapoteca, porque para ellas  es muy importante la primavera,  cuando se renueva   la vida. Como el  año nuevo solar terminaba  con la entrada de la   primavera,  este rito con los niños y árboles tiene como fin pedir  para el nuevo ciclo solar  el reverdecimiento, crecimiento sano y  productividad.
“Por supuesto que la iglesia lo trató de   disfrazar con la resucitación de Cristo, por eso la expresión de ¡ Cabani Señor! al   pegar y estirar   a los niños frente al altar, pero en el fondo tiene que ver con el nuevo ciclo primaveral”