AGENCIAS

CHIAPAS.-

Una familia integrada por 15 per­sonas que fueron desplazadas de la comunidad de Shulvó del municipio de Zinacantan, Chiapas, sobreviven en las calles de San Cristóbal de las Casas desde el 2015 y ante la falta de garantías por parte del gobierno no pueden re­tornar a su comunidad.

Se trata de un grupo adherente a la sexta del EZLN y pertenecen al llamado Municipio Autónomo Vicente Guerre­ro, informó el Centro de Derechos Hu­manos Ku´untik, encabezado por Die­go Cadenas.

Por lo que solicitaron dos amparos ante los juzgados de Distrito por la vio­lación de los derechos humanos a la fa­milia Pérez Pérez, cuyo jefe de familia es el señor Juan.

La familia ha buscado la atención del Gobierno del Estado sin poder obtener soluciones que permiten el retorno a su comunidad, la reparación del daño y asistencia humanitaria necesaria.

Las personas quedaron en el aban­donado desde febrero del 2016, tras mantener un plantón en el atrio de la catedral de San Cristóbal de las Casas de donde fueron obligados a salirse, an­te la visita del Papa Francisco.