FLORENTINO BOHÓRQUEZ JARQUÍN

TEHUANTEPEC.-

La región del Istmo está padecien­do los estragos aún de los sismos de septiembre y febrero, donde algunos no han podido levantar sus casas, pérdida de empleo y azota una crisis económi­ca muy fuerte, informó el delegado re­gional de Canacintra, Abimael Olivera Pérez.

No hay persona que no se queje de la falta de recursos, no sólo los traba­jadores, ahora hasta los pequeños y medianos comerciantes sufren por la situación económica que prevalece en la región.

Es una queja generalizada donde algunos pequeños negocios han tenido que cerrar sus puertas, ya que la pérdi­da de clientela los ha obligado e incluso algunos han emigrado de la región.

El poco circulante que hay sólo da vueltas internamente, porque no hay inversiones, no hay empleos, no hay apertura de oportunidades para los jó­venes sobre todo, se vive una situación desesperante en todas partes, señaló Olivera Pérez.

La amas de casa que van al merca­do todos los días se quejan que no les alcanzan 300 pesos para comprar la co­mida del día, cuando sus maridos sólo ganan menos de 200 pesos.

Hay empresas que llegan las sema­nas o quincenas y no les pueden pagar a sus trabajadores, les van dando sala­rio por partes, porque sus negocios no han podido levantar sus ventas, una situación difícil que se vive económica­mente en el Istmo.

Los taxistas en ocasiones no saben cómo completar la cuenta del patrón, ponerle gasolina al taxi y que le salga algo para el sustento de su familia y eso que le subieron dos pesos al pasaje de colectivos internos, manifestó.

Los estudiantes se quejan también que en casa ya no les dan lo que antes para sus gastos en la escuela, apenas llevan lo del pasaje y si acaso para algún agua o refresco, ahora muchos com­pran tenis económicos y el modelo que sea, antes compraban los más caros.

Poco a poco la gente ha iniciado hacer sus compras únicamente lo del día, lo más necesario, porque no se sa­be hasta dónde va a llevarnos esta crisis económica que está afectando a todos en general.

Sin embargo, el gobierno continúa subiendo la gasolina, el gas, la electri­cidad, los productos hasta los básicos, que lo que gana un trabajador apenas le alcanza para estos gastos, dijo el dele­gado regional de Canacintra.

Sin embargo, en estos días lo que nos están bombardeando son los dis­cursos de los aspirantes a cargos públi­cos, con muchas promesas, pero nadie ha tocado el tema de cómo resolver es­ta gran crisis económica.